#yonoestoyencrisis

Aunque ya hace tiempo que no atiendo a telediarios ni periódicos, es imposible no enterarse del famoso rescate. Y me pregunto: porque si a los que están rescatando es a los bancos tendremos que pagar nosotros las consecuencias? Ante un sistema que creo totalmente injusto e insano mi decisión es dejar de participar en aquellas acciones que lo refuerzan y lo acrecientan.

Mis pequeñas acciones para cambiar el mundo:

- Cerrar mis cuentas en bancos como La Caixa e Ing Direct y traspasar mis fondos a Triodos Bank, un banco totalmente transparente, que no trabaja con activos tóxicos, que invierte en energías limpias y proyectos sociales. Y que tiene por directivos alguna de las mentes más brillantes que he escuchado últimamente:

Joan Antoni Melé

http://www.youtube.com/watch?v=TplXnro09M4&list=PLF93A36E3FA149A74&index=1&feature=plpp_video

- Dejar de consumir en la industria alimentaria más corrupta, que nos enferma y obliga a ilegalizar plantas que son una maravilla para la salud. Consumir alimentos próximos, de cultivo biológico y huir de envasados, congelados, refrescos y grandes marcas.

http://joseppamies.wordpress.com/2011/01/31/los-peligros-del-aditivo-alimentario-e-621/

- Participación activa en la Dolça Revolució. El sábado pasado estuvimos en el vivero de la asociación en Balaguer y aprendimos como de la tierra podemos sacar todo lo necesario para vivir saludablemente. Josep Pamiés es una fuente de sabiduría y bondad. Para agrandar la red de la Dolça Nos hemos suplido de varias plantas de Stevia y Kalanchoe y pronto podremos empezar a distribuirlas a todo aquel que necesite. También puedo subministrar a áquel que necesite los apuntes de la visita del sábado, con información abundante sobre plantas y sus aplicaciones.

- Dejar de colaborar con la industria farmacéutica, una industria que ha perdido su finalidad real, es decir curar a las personas, por buscar el máximo beneficio económico. Siendo consciente de mi gran gasto farmacológico del año pasado, ahora voy a minimizarlo, empezando por tomar fitoestrógenos del trébol rojo, el ñame, la soja… en lugar de hormonas químicas.

Aquí algunos ejemplos del despiporre farmacéutico: http://lacomunidad.elpais.com/casajuntoalrio/2007/10/18/el-farmaco-cura-es-rentable

http://vimeo.com/6790193

- Por último voy a intentar colaborar a levantar el pesimismo y desánimo general provocado por el constante goteo de noticias económicas negativas y las actuaciones nefastas de nuestros políticos, con la concienciación de aquel que quiera escuchar y con una actitud positiva y proyectando mi mejor sonrisa porque YO NO ESTOY EN CRISIS!!


Todo es posible

Si me decían hace un año que correría 5 km a 0º les diría que no era posible para mi, que nunca se me ha dado bien el deporte, que todo el mundo me lo había repetido una y otra vez hasta que se convirtió en realidad. Pero llegó un día que pensé: porque no?  Si el deporte es bueno para mí, me puede ayudar, porque no intentarlo? Yo soy más poderosa que mi cuerpo y mi mente.
Por mucho que siempre me hayan dicho que “tu eres así”, que “esto es de esta manera”, que “no se puede hacer tal cosa”, no tiene porque ser cierto. Los únicos impedimentos para llegar a mis metas son mis propios prejuicios y los que he ido adoptando de los demás. Por lo tanto, si quiero algo solo tendré que proponérmelo, dejar de escuchar las vocecitas de “esto no es posible”, “tú no puedes”, porque solo son excusas para no enfrontarnos a nuestro verdadero potencial y a la incertidumbre inherente del cambio.
Cuando me dirijo firmemente hacía mis propósitos todas las piezas del puzzle de la vida se irán colocando para que eso suceda. Yo me siento ahora mismo en ese punto.
Y en mi camino me estoy encontrando, y reencontrando, con personas que me hacen sentir que voy en la dirección correcta.
Aquí dos de ellas en la carrera de ayer:

Aquí todos los super-corredores! Gracias también a mis amigos por venir un domingo a correr conmigo :)

Como veis corrí de verdad ;)



Aventura épica

Aventura épica





Gatiti

Gatiti


Sexy beer my dear

Sexy beer my dear